Es momento de hablar sobre ansiedad

¿Constantemente estás preocupada por el futuro?, ¿no puedes disfrutar el momento porque tus pensamientos te agobian? o en otro caso ¿alguna vez has sentido que te estabas muriendo porque tenías mucho miedo ante una situación que no era amenazante? Si contestaste que sí al menos a dos de las preguntas anteriores, puede que alguna vez hayas experimentado ansiedad o incluso hayas tenido pánico.

Seguramente has escuchado sobre la palabra y me puedo atrever a decir que alguna vez en tu vida has experimentado ansiedad.

¿Y qué es la ansiedad?, es un cúmulo de sensaciones que nos prepara para hacer frente a algún tipo de amenaza, produciendo que el organismo se active, por lo que es una respuesta involuntaria de nuestro cuerpo frente a factores externos o internos que percibimos como amenazantes o peligrosos.

La ansiedad es un síntoma del estrés, es ese sentimiento de anticiparse a lo amenazante; y el estrés como la ansiedad, son en cierto grado adaptativos, es lo que nos permite tener una respuesta a situaciones estresantes o peligrosas.

En México se prevé que el 28.6% de la población adulta padecerá algún trastorno mental en su vida, y unos de los trastornos más relevantes son los de ansiedad con un 14.3% (Gudiño, A., 2018). Se dice que los padecimientos referentes a la ansiedad son los más comunes en el mundo; por lo que es fundamental saber que existen diferentes grados de ansiedad, no todos experimentamos el mismo grado y con ello existen diferentes trastornos asociados.

Pero, ¿cuándo es que se torna en trastorno? La ansiedad patológica se considera cuando ya no puedes controlar la preocupación, y constantemente se activa esa alerta de peligro en nuestro cerebro sin tener un estímulo amenazante y te imposibilita realizar actividades de la vida cotidiana.

Aquí te menciono algunos síntomas base de ansiedad, pero hay que aclarar que se puede tener otros síntomas dependiendo del tipo de trastorno de ansiedad: sientes que tu corazón se te va salir del pecho, no puedes respirar, las manos u otras partes del cuerpo te sudan sin explicación, no duermes por la preocupación, te duele el estómago, te duele todo el cuerpo por tensión, tus pensamientos te agobian y no te dejan concentrarte, y sobretodo sientes mucho miedo.

Puede que tengas tanta preocupación y aprensión a que ocurra algo malo que prevés el futuro: “y si el avión se cae”, “y si la paso muy mal en la fiesta”, “y si no puedo terminar mi discurso”, “y si se burlan de mi”, “y si me enfermo gravemente”, “y si me muero”, “y si me vuelvo loca”, “y si pierdo el control”…Te imaginas todas las posibles desgracias que puede ocurrir en este mundo, pero la mayoría solo ocurren en tu cabeza.

Es indispensable explicar que como se mencionó hay distintos trastornos de ansiedad, cuando se habla de ansiedad de manera coloquial es a esa sensación de miedo por anticiparse o la incertidumbre al futuro, algunas veces lo usan como nerviosismo, pero existe algo que se llaman los ataques de pánico o crisis de angustia, este es un trastorno de ansiedad el cual la persona que los experimenta tiene exacerbación de los síntomas de ansiedad, estos son muy intensos, y realmente sienten que se van a morir, es un miedo intenso que no se puede controlar, comienzan de repente, aunque estos ataques duran pocos minutos generalmente para la persona parecen eternos y es común que la sensación de miedo incluso no desaparezca por muchas horas.

Aquí te dejo los síntomas de un ataque de pánico:

  • Palpitaciones, frecuencia cardíaca rápida, taquicardias.
  • Malestar estomacal y náuseas.
  • Miedo a morir.
  • Miedo a perder el control.
  • Miedo a estar enfermo.
  • Miedo a enloquecer.
  • Pensamientos obsesivos e intrusivos.
  • Sensación de no poder respirar o de ahogo.
  • Entumecimiento u hormigueo en alguna parte del cuerpo.
  • Sudoración, escalofríos o sofocos.
  • Mareo o sensación de desmayo, incluso algunas personas se desmayan.
  • Molestia o dolor torácico.
  • Sentimientos de irrealidad (desrealización)
  • Sentimiento de no sentirse como la misma persona (despersonalización).

¿Has tenido estos síntomas?, los ataques de pánico son ahora cada vez más frecuentes y hay que dejar en claro que uno no elige tenerlos o tener ansiedad, es algo que corporal y psicológicamente suceden sin que los queramos en nuestras vidas.

Ahora sí, vayamos a la pregunta que creo que las personas con algún trastorno de ansiedad más se cuestionan, ¿voy a vivir toda mi vida con ansiedad?

La ansiedad es parte de nuestra vida, aunque hay una diferencia en tener ansiedad patológica, la cual se puede trabajar y tener excelentes resultados si se trabajan con especialistas de la salud mental. Para ayudarte a entender la ansiedad y saber que hacer, aquí en Balancearte te dejo unos tips, que espero te puedan servir:

  1. Entiende la ansiedad: antes que nada infórmate adecuadamente sobre la ansiedad, ve con un psiquiatra y un psicólogo para que te expliquen qué es la ansiedad, qué la causa, cómo funciona, qué pasa con nuestro cuerpo y entender que hacer al respecto.
  2. Acepta la ansiedad: Por todos lados escuchamos sobre controlar la ansiedad, pero les tengo una noticia, entre más intentemos controlar la ansiedad más ansiedad nos da, recordemos que hay muchísimas cosas que no podemos controlar y está bien. Entonces, ¿si no se puede controlar, que hago? aceptar la ansiedad, aceptar que está en tu vida y que tiene un mensaje para ti, es una oportunidad de cambio y con esto no nos referimos a darte por vencida y no hacer nada para estar bien, no tienes porque sufrir, y uno de los pasos para mejorar tu ansiedad, es aceptar que tienes ansiedad y sobretodo saber que la ansiedad o los ataques de pánico no te van matar, no te van enfermar, no te está dando un ataque cardiaco, no te vas a poner loca, ni vas a perder el control.
  3. Recupera tu equilibrio: hay muchas cosas a nivel orgánico que pasan en tu cuerpo cuando tienes ansiedad, comienza a recuperar tu equilibrio, ¿y como haces eso? descansando, durmiendo 8 horas diarias corridas, comiendo saludablemente, tomando agua, trabajando con ejercicios de respiración y relajación, meditando, haciendo cosas que te gustan, practicando yoga, desconectarte de lo digital y darte espacio para ti.
  4. Ubícate en la realidad: cuando padecemos algún trastorno de estos, es muy común que estemos en el futuro, anticipándonos a las cosas, preocupándonos por lo que va pasar y nos olvidamos del presente, del aquí y del ahora, de lo que realmente importa. Regresa a la realidad con ejercicios de respiración, concentrándote en cómo respiras y en tus sentidos.
  5. Enfrenta tus miedos: hasta que no hagamos o enfrentes lo que te causa miedo o pánico, no vas a superarlos, así que haz una lista de tus miedos y cómo podrías superarlos y sobretodo haz una lista de todas aquellas veces que has superado un miedo, aunque sea un miedo que parezca pequeño, como exponer en clase o superar el miedo a la oscuridad.
  6. Responsabilízate: nadie más va trabajar en que tú estés bien, solo tú puedes mejorar tu calidad de vida, es momento de tomar decisiones, responsabilizarte de ellas y tomar las riendas de tu vida; pide ayuda de todos los que puedas y a especialistas, pero siempre trabaja y pon de tu parte, solo tú puedes mejorar esa relación con la ansiedad.

Cuéntanos, si has tenido ataques de pánico o algún trastorno de ansiedad, no olvides contar tu historia y si tienes más dudas por favor escríbenos (paloma@balancearte.club) para que las resolvamos y podamos canalizarte con expertos de la salud mental.

 

Paloma Palacios

Alvaradeña de nacimiento, jarocha por geografía y mexicana cautivada; me llamo Paloma y soy psicóloga de vocación, maestra por generación, escritora de corazón, poeta analfabeta, lectora fugaz, fotógrafa novata, viajera de sueños y libre por decisión. Amante de las papas y las wings, el dibujo, los museos, las bicicletas, el aprendizaje y la vida. Estoy en la etapa de adaptación a la vida adulta y sus implicaciones, enamorada de un comunicólogo, mamá gatuna de Masha y obsesionada con los artículos de papelería. Escritora de la sección de Psicosalud y de la sección de viajes en BalanceArte. Una de mis metas es que la psicología sea para todos, es por esto que les compartiré un poco de mis conocimientos de psicología y educación, así como todo lo que pueda contribuir para que tengamos una vida sana y apostemos a la salud mental.